Kon moción

Press

Bailar desde quienes somos
Diario de Navarra - Ahora bailo más que sin silla
Sobre ruedas en Diario de Navarra
Noticias de Navarra - Danza sin barreras
Noticias de Navarra

Danza sin barreras

BECKY SIEGEL HA DESARROLLADO DURANTE ESTE AÑO UN PROYECTO DE INCLUSIÓN | PARA PERSONAS CON Y SIN DISCAPACIDAD

Un reportaje de Idoia de Carlos - Martes, 16 de Junio de 2015

Danza sin barreras

Mejorar la movilidad y el estado de ánimo de las personas con discapacidad o superar su aislamiento conectando con otras a través de la danza son algunos de los beneficios que Becky Siegel ha descubierto en los últimos meses, en los que ha desarrollado un proyecto coreográfico de inclusión entre personas con y sin discapacidad que se presenta mañana en el Centro Huarte a las 19.30 horas, y en la que participan 10 bailarines de los grupos Lua y Kon Moción.

El germen de esta iniciativa, pionera en Navarra y que se ha consolidado durante este curso, nació hace dos años. “Todo bailarín sabe lo terapeútica que puede llegar a ser la danza, y yo llevaba un tiempo intentando encontrar la manera de ayudar a la gente a través de esta disciplina. No sabía cómo enfocarlo y hablé con Ademna, la asociación de esclerosis múltiple de Navarra, sobre la posibilidad de llevar a cabo un taller de danza”, explica Siegel. Tras los buenos resultados, en otoño de 2014 la coreógrafa empezó también a trabajar con la asociación Anapar, integrada por personas con parkinson, y después con Amimet (personas con discapacidad física de la Ribera), entidad que cuenta con un grupo de danza propio: Lua.

“Había escuchado hablar sobre ellos pero no los conocía y, en cuanto los conocí, decidimos empezar a colaborar”, comenta Siegel. Desde entonces, la profesora y coreógrafa ha acudido dos veces al mes a formar a los miembros de este grupo en técnicas de danza contemporánea e improvisación y, a su vez, ellos han acudido a las clases de danza que Siegel imparte en el Centro Huarte y a las que acuden sobre todo personas sin discapacidad. Es en estas sesiones conjuntas (con pretensión terapeútica pero también artística) donde se han creado las piezas coreográficas que mañana se representarán en el Centro Huarte.

“Hemos tenido poco tiempo, pero hay una riqueza de lenguajes y ganas de aprender”

“Mi carrera me ha dado muchas satisfacciones, pero ninguna tan grande como este proyecto”

Becky Siegel

Coreógrafa y profesora de danza

“Hemos tenido poco tiempo para trabajar juntos, pero desde el principio había un feeling extraordinario y muchas ganas de aprender mutuamente. Hay una riqueza de lenguajes diversos y todo el mundo se puede empapar de esa riqueza. Y creo que merece la pena mostrarlo. Es una muestra de a donde hemos llegado este curso pero es solo un comienzo”, asegura Siegel.

Devolver un “regalo”. Aunque en la muestra del Centro Huarte participarán bailarines de Lua y Kon Moción, durante el curso más de 40 personas con discapacidad han acudido a bailar a los talleres que Siegel ha realizado con las distintas asociaciones y entidades navarras. Este proyecto global, en quien la coreógrafa confiaba desde el principio, ha superado incluso las expectativas que ella tenía. “Me veía capaz de enfrentar este nuevo reto y de buscar la danza de cada persona, las danzas escondidas. Pero la iniciativa ha superado mis expectativas: nunca esperaba que iba a ser tan potente y que viéramos mejorías tan increíbles”, afirma la coreógrafa.

De hecho, Siegel se atreve a definir esta experiencia como la más gratificante de su larga carrera. “Estoy muy contenta, mi carrera me ha dado muchas satisfacciones, pero ninguna tan grande como este proyecto. Tengo la suerte de haber podido dedicarme a la danza como un regalo que me han hecho, y ahora tengo que devolver ese regalo y dar alegría a los demás”, comenta la profesora de danza.

Este trabajo con las asociaciones se ha plasmado además en un vídeo (Bailar desde quienes somos) realizado por Jesús Iriarte y Mikel Navarro y que ya ha recibido más de 30.000 visitas. “Es una joya y me están escribiendo de sitios de todo el planeta. Está gustando mucho y es un vídeo muy fiel que muestra las distintas vertientes: el trabajo con parkinson, el trabajo con esclerosis y el trabajo con Amimet y Lua”, resume Siegel.

Berria - Ezinduekin lan eginez ikasi dut zertarako balio duen dantzak
Berria

Bizigiro >

ATZEKOZ AURRERA. Becky Siegel. Dantzaria

«Ezinduekin lan eginez ikasi dut zertarako balio duen dantzak»

Dantza inklusiboa izan dadin lanean ari da Siegel. Lanak konpromisoa, sormena eta hausnarketa eskatzen dituela dio, baina oholtzan emandako urteek baino gehiago betetzen du.

Berria
Argazkia: IDOIA ZABALETA / ARGAZKI PRESS

2015-11-27 / Ainara Arratibel Gascon

«Pertsona guztiek egin dezakete dantza, hala nahi badute». Becky Siegel dantzariak (Denver, Kolorado, AEB, 1959) hala azaldu du dantza inklusiboaren abiapuntua. Horixe izango du hizpide, Gipuzkoako Kirol Egokituen Federazioak antolatutako formakuntza ikastaroaren barruan igandean emango duen hitzaldian».

Nola lortzen da dantza bat inklusiboa izatea?

Garrantzitsuena dantzatu nahi duen pertsona horrek dituen beharrei erreparatzea da. Dantzak berak moldaketa desberdinak eska ditzake, dantzariaren beharren arabera. Batez ere konpromisoa, lana, hausnarketa, pazientzia eta sormena behar dira. Garbi izan behar da pertsona guztiek egin dezaketela dantza, nahi badute. Dantza irakasle on batek tresnak izan behar ditu, ezintasuna duen pertsona bat eskolak jaso nahi dituela esanez joaten bazaio, aukera hori emateko.

Eskolak amaituta, aukera izaten al dute kanpoan dantzatzeko?

Dantza egiteko areto gehienak ez daude egokituta, ezta dantza eskolak ere. Hori aldatuz joatea da erronka. Jende askok uste duenaren kontra, eskola hauetara etortzen diren asko ez datoz soilik arrazoi terapeutikoengatik, baizik eta dantzatzea atsegin dutelako eta dantzatuz disfrutatu nahi dutelako.

Dena den, dantzak ez al du terapia parte bat haientzat?

Txantxetan, askok esaten didate botiketan eman zezaketen gauzarik onena dela dantza. Fisikoki hobetzen laguntzen die, eta mina arindu. Psikologikoki, berriz, alaiago daude. Oraindik, dena den, mediku gutxi daude honetan sinesten dutenak. Baina hori ere aldatuko da.

Berrogei urte daramatzazu dantzatzen, eta konpainia eta agertoki askotan aritu zara. Orain, ordea, inoiz baino zoriontsuago zaudela diozu. Zergatik?

Dantza profesionalean eman ditudan urteak gogorrak bezain aberasgarriak izan dira. Baina lan hau opari bat da. Niretzat, ezintasunak dituzten eta ez dituzten dantzarien arteko trukea da zoragarriena. Une hori magikoa da; erabateko zentzua ematen dio egiten dudan lanari. Muga bat zeharkatzea bezalakoa da, eta desberdintasunaz, diferentziaz gozatzea. Desberdintasuna, ezintasuna, ez da arazo gisa ikusi behar, baizik eta aukera gisa, estimulu gisa.

Oholtzaz, hortaz, ahaztu zara?

Oholtza gainean egoteak poz handiak ematen zizkidan, baina baita frustrazio eta kezka ikaragarriak ere. Izan ere, oso zaila da perfekzioa lortzea. Zoragarria da presio hori albo batera utzi eta egun bakoitzean zure ikasleek zenbat ikasten duten ikustea. Egun bakoitza da aberasgarria, sormenez betea. Gainera, oso pozgarria da ikustea esklerosia duen ikasle batek lehen baino zurruntasun gutxiago duela, edo iktusa izan duen bat lehen baino hobeto mugitzen dela. Ezinduekin lan egiteak balio izan dit dantzak zertarako balio duen jakiteko. Esperientzia zuzena, purua da. Teknikoki ere bide berriak zabaldu dizkit.

Zure ezintasunak oso baliagarriak izan omen zaizkizu lanerako.

Dantzariak erloju biologikoaren menpe gaude. Ni duela hamar urte energia gabe nengoen, eta fisikoki ere adinaren eragina beti nabaritzen da, baita lesioak ere. Zure ezintasunez jabetzen zara. Nik uste dut horrek lagundu didala haiei baikortasun mezu bat emateko, eta haien lekuan jartzeko.

Irakasle guztiek diote beti ikasten dutela zerbait ikasleengandik. Zuk zer ikasi duzu?

Egunero irakasten didate zerbait. Nik nire eskarmentua dut, baina, askotan, haiek ematen dizkidate egokitzapenak egiteko zantzuak. Haien jarduna ikusiz ere asko ikasten dut. Horrek guztiak nire lana aberasten eta fintzen du.

Euskal herritarrak ez omen dira oso dantzari onak.

Oso dantzari onak daude hemen, eta hemengo dantzak zoragarriak iruditzen zaizkit, nahiz eta gerritik gora zurrunegiak izan. Hona etorri nintzenean, egin nuen lehen gauza euskal dantzen ikastaro batean izena ematea izan zen. Oso gustuko dut jendearekin dantza egitea, eta, alde horretatik, hemengo erromeriak izugarri gustatzen zaizkit.

Building Sound Collectives - Dance: finding the balance of the self within the group
Building Sound Collectives

Dance: finding the balance of the self within the group

6. August 2015 by Casper Hernández Cordes

I stumbled upon this video on the Internet, and I was immediately overwhelmed by it.

I wrote Becky Siegel, who is the choreographer behind the project, and asked her if I could do an interview with her, and luckily she said yes.

Casper: Becky please tell us something about the path that led you to start working with people with chronic illness and/or disability.

Becky: I had a growing sense that I wanted to help people that were suffering, through dance. It was so clear to me that dance is so therapeutic. All dancers know how we enter the studio and how much better we feel when we are finished. So I thought that if dance was so helpful for people who are basically healthy, the effect on people who are struggling with serious health problems had to be tremendous. I had a student who is a physical therapist at the Navarran association for Multiple Sclerosis and I asked her if she thought that they might be interested in trying some work with dance and she thought they would be. And that was how it began.
But I think on an even deeper level I had a sense that having been able to dedicate my life [to dance] was a tremendous gift and that somehow I wanted to give that gift back.

Casper: Thanks, Becky! I guess this raises a question about dance as therapy versus dance as an art form. Do you have any points on this?

Becky: That’s something that I think about a lot. And it can be very delicate. I think it’s a question that must be addressed head on in this kind of work. I am not a dance therapist, have no training in that area. I’m a trained dancer, improviser, choreographer, and teacher and try to bring all my experience – of about 40 years – to this work that I have started doing in the past 2 years.
On the one hand it is clear that dance is always potentially therapeutic, and that even the more therapeutic practices are also very artistic, but I see very clearly that in the different facets of the work that I do sometimes it is fundamentally therapeutic, and therefore totally about process and not intended for an audience, while other groups that I work with consider themselves dancers, or come to consider themselves as dancers, and have a desire to perform.
I myself am much more interested in the process than in the “result” (i.e. a performance), but often the work is so exquisitely beautiful that I am very interested in sharing it, feel that it is worthy of being seen by an audience.
So while I feel that dance always has that element of therapeutic benefits, I don’t feel that all dance needs an audience. I think that dance that is primarily therapeutic is a private experience. In the case of my work, it is a group experience so it is shared and witnessed by the other dancers present and that is enough. On the other hand, when one sits down to see dance as an art form, ideally one is not focussing on the fact that there are dancers of different abilities but on the beautiful dancing and the great choreography. So the great challenge for creating dance that is art when there are dancers with limited movement possibilities is being able to transcend those limitations, to really push their technique, as with any dancer, and to bring the greatest compositional skills possible to the creative process. I work primarily with improvisation, so all my students are given tools for finding their own languages as well as discovering choreographic possibilities.
In my work with illness and disability I find a difference in the way I teach depending on whether it is more “therapy” or more “art.” The therapeutic focus implies that these are people who need help and are, in some ways, dependent on me and my assistants to help them have a positive dance experience. The closer that we can get to my students’ being actively engaged in the creative process the closer we are to creating dance as an art form. The more that these students are able to get beyond experiencing themselves primarily as disabled, the more they are able to get beyond the self, the more that they are able to create art.

_MG_4874

Casper: I would like to move on to the core of my interest in your work, namely the collective. Could you say a few words about what happens to group dynamics in your activities as a choreographer, teacher and dancer?

Becky: Being born and raised in the U.S. and having lived and worked in Spain for the past 28 years I have the opportunity to understand these two very different cultures, and their very different realities when it comes to the self and the group. The U.S. is an essentially individualistic culture while Spain is fundamentally social. Working in dance, I am very focussed on the relationship between the self and the group and place great emphasis in my training on the dancers’ being able to reach their fullest potential as individuals, attain a true consciousness of the self, and at the same time have a total awareness of the group. Attaining this balance can be very challenging: there are people who are not able to transcend the self and others who are so focussed on the group that they lose themselves, but my work deliberately addresses this question.
As a choreographer I find it most difficult to achieve this balance in the group: I have expectations that are perhaps beyond the dancers’ capabilities; the dancers are often immersed in their egos, trying to get the choreography “just right.” It can be a very long road before the dancer is able to transcend the self, get beyond their focus on their own performance and truly understand the whole.
When I myself was a young dancer I used to get terrible anxiety before performances. Then I remember the first time that I made a piece of choreography that I liked: I felt part of something larger than myself, that my performance wasn’t what mattered but rather the work itself. And I stopped getting so nervous before a performance.
In my teaching of group improvisation I feel more successful at helping dancers to reach this happy balance than when I am directing my choreography projects. We work on it everyday, starting out with individual exercises to explore each students’ possibilities. The transition to group work can be difficult, changing that focus from inward to outward without losing the self. But we all see the results when we are able to make that shift and they are very beautiful.
Curiously, the work with disability seems to make it easier to make that shift. It seems that the challenge of the difference of languages awakens the outward focus: without turning into condescension, there is an automatic empathy and excitement, equal on both sides of the mixed ability spectrum. At the same time, this challenge requires that the dancers be able to count on their own technique, so they are immediately in tune with their finest abilities. Somehow, this work brings out the best in all my students and brings them closer to this exquisite balance between the self and the group.
Another interesting thing happens in these groups: the students with more experience instinctively “teach” the less experienced ones: through their good example they instruct the newcomers in the art of choreographic improvisation (this is true regardless of whether it’s a mixed-ability group or not). Over the years I’ve loved witnessing how naturally the more experienced improvisors take on this role and essentially welcome the newer students through dance. They become teachers in a way; it’s like a passing on of knowledge from generation to generation.
As for how these group dynamics carry on into the other areas of our life, I’ve seen how my students have become dear friends, will sometimes go on vacation together, will welcome any occasion to dance together. They are my dear friends, too. And we all notice how much we need to apply the lessons that we are learning in the studio to our lives outside the studio, namely the ability to maintain that balance between the self and the other in our relationships, in our families; how to have relationships without losing ourselves.
And I’ve also seen how my students have carried on these ideas into their own teaching as they, in turn, have become teachers.

Becky Siegel has been teaching dance for more than three decades, both to professionals as well as to beginners. She was born in Denver, Colorado, but was raised in New York City where she received her dance training, studying classical Ballet and the modern techniques of Merce Cunningham and Martha Graham, and where she performed in the improvisational dance company of Richard Bull for several years. She has a degree in the Arts from Barnard College (Columbia University, New York) and a Masters in Performing Arts from the University Rey Juan Carlos (Madrid), where she wrote her thesis on the Sacred and the Profane in Dance. Becky has lived in Pamplona (Spain) since 1992, where she directs the companies Tempomobile – for whom she has created fourteen productions – and Kon moción, a semi-professional improvisational ensemble. In 2013 she created a dance program at the Navarran Association for Multiple Sclerosis (ADEMNA). In 2014 she created a similar one in the Navarran Association for Parkinson (ANAPAR). And in 2015 she began to collaborate with Lua, the dance group affiliated with the Association for persons with physical disability of Southern Navarra (AMIMET), teaching them modern dance technique, choreographic improvisation, and creating a collaborative improvisational project with the dancers of Kon moción.

Muévete - Una gran lección
Muévete Bailar
ADEMNA (Asociación de Esclerosis Múltiple de Navarra) ha desarrollado el taller “Danza para la Salud”. Bajo la dirección de Becky Siegel y su equipo, incluye danza terapeutas, monitores de Pilates, enfermeras, bailarines, músicos y gente con experiencia trabajando con discapacidad; todos formados por Siegel en técnicas de danza e improvisación.

Una gran lección

Efectos terapéuticos de la danza

Este es el testimonio de una gran bailarina que decidió compartir con el mundo su gran pasión. "Si la danza nos ayudaba tanto a los que somos básicamente sanos, tendría que ser aun más beneficioso para personas con serios problemas de salud", pensó. Nacía así "Danza para la salud", una actividad por la que la Asociación de Esclerosis Múltiple de Navarra (ADEMNA) decidió apostar desde el principio.

Por Becky Siegel

Soy bailarina, coreógrafa y profesora de danza. He tenido una carrera larga que me ha aportado mucha satisfacción: he dirigido dos compañías, he impartido clase a profesionales de muy alto nivel, he montado muchos espectáculos, pero ningún aspecto de mi carrera ha sido tan gratificante como el trabajo que llevo realizando desde hace casi dos años en la Asociación Navarra de Esclerosis Múltiple.

Llevaba un tiempo dando vueltas a la idea de cómo ayudar a la gente a través de la danza. El baile me ha ayudado a mí tanto en la vida; me ha acompañado en todos los momentos difíciles; me ha enseñado tantas lecciones vitales... Y durante todos los años de contacto con otros bailarines yo había percibido claramente el contraste entre cómo entramos en el estudio y cómo salimos; los efectos terapéuticos son innegables y me resultó igual de innegable concluir que si la danza nos ayudaba tanto a los que somos básicamente sanos, tendría que ser aún más beneficiosa para gente con serios problemas de salud.

Y así fue como empecé a desarrollar el proyecto "Danza para la salud". En ADEMNA se interesaron desde el principio por esta actividad novedosa. Comenzamos en marzo del 2013 para ver si funcionaba y en septiembre ya estábamos ampliando el programa. Ahora tenemos un grupo consolidado, con avances importantes, en el que los usuarios están logrando más movilidad y viviendo una experiencia creativa que les está aportando sensaciones muy positivas. Van profundizando cada vez más en la materia y se siguen sorprendiendo por todo lo que llegan a disfrutar, notando esa diferencia entre cómo entran y cómo salen del estudio de danza.

El trabajo se fundamenta en encontrar el baile de cada uno, dignificar su gesto, descubrir la belleza escondida a pesar de las limitaciones, a la vez que intentamos superarlas, ampliando las posibilidades de movimiento de cada alumno. Empezamos cada sesión con ejercicios para tomar consciencia del cuerpo mientras se moviliza. Los profesores trabajamos directamente con cada alumno para ayudarles a movilizar el cuerpo, según el nivel de limitación, siempre fomentando la máxima autonomía. La actividad está presentada de una manera inclusiva; los profesores estamos bailando con ellos, no para ellos, incluyéndoles como a cualquier bailarín más que está aprendiendo a bailar. Desde el primer ejercicio hasta el último, el trabajo está concebido artísticamente, no como mera actividad física, sino como un acto de improvisación creativo, estético, consciente e integrado con la música.

Después de esta toma de consciencia inicial empezamos a profundizar en conceptos coreográficos como el espacio, la forma, el ritmo, la expresión, el desarrollo, etcétera. Finalmente empezamos a trabajar en dúos y en grupo. Se trabajan conceptos como el unísono, el canon, tema y variación, siempre enfatizando la consciencia del cuerpo en el espacio y la conexión coreográfica con los demás bailarines. Es el momento clave para intentar estar plenamente presente cada individuo a la vez que se empiece a abrir hacia los demás. Y surgen coreografías improvisadas realmente bellas. Como por arte de magia, estamos todos los bailarines – tanto profesores como alumnos – inmersos en la creación conjunta, parte y partícipe en la composición, bailarín y coreógrafo a la vez. Mentes y cuerpos.

No sé quién ha aprendido más en este par de años que llevamos trabajando juntos, si mis alumnos o yo. Su valentía, sus ganas de seguir adelante son toda una lección de vida. Y cada día es un nuevo reto artístico: descubrir esas nuevas danzas, reinventar las formas, crear posibilidades de las dificultades, ponernos a prueba para sorprendernos con algo que ni siquiera habíamos imaginado.

Doy las gracias a mis alumnos Asun, Marian, Angelines, Marta, Fernando, Francis, Mertxe y Maite por todo lo que me han enseñado y por todos los momentos bellos que hemos compartido. A todo el equipo de ADEMNA por creer en este proyecto y por su tremenda capacidad de atender todas las necesidades de esta población. Y a mis compañeras de trabajo, Montse y Marié, que van aprendiendo conmigo cada día cómo devolver ese enorme regalo que es la danza.

Sobre ruedas
Berria - Bakoitzaren dantza bilatzen aritzen naiz
Berria

Bizigiro

Atzekoz aurrera. Becky Siegel. Dantzaria eta koreografoa

«Bakoitzaren dantza bilatzen aritzen naiz»

Kon Mocion konpainiako zuzendari, koreografo eta dantzaria da Siegel. Dantzari ibilbide luzeak gaixo kronikoekin eta elbarriekin lan egitera eraman du. 'Sobre ruedas' obra aurkeztu du orain.

Berria
Argazkia: Jagoba Manterola / Argazki Press

2016-06-03 / Iker Tubia

«Oztopoak gainditu nahi dituen dantza emanaldi bat eskainiko dute gaur Zizur Nagusiko (Nafarroa) kultur etxean, 20:00etan: Sobre ruedas (Gurpil gainean). Becky Siegel da zuzendaria (Denver, Colorado, AEB), eta haren konpainiako dantzariak eta LUA gurpil aulkiko dantza taldea batu ditu. «Minutu gutxian ahantziko dugu agertokian gurpil aulkiak daudela».

Dantza terapia bat da?

Dantza terapia da edo artea da? Ni erdian nago. Garrantzitsua da banatzea, baina gauza asko nahasten dira. Zuzendariak edo irakasleak bere ikaslea aztertu, eta ikusi behar du harekin egin beharreko lana gertuago dagoen terapiatik edo emanaldi batetik. Baina, noski, dantzak beti-beti ditu eragin terapeutikoak, oholtza gainean ere bai: aldartea eta egoera fisikoa hobetzen ditu.

Zer sentiarazten du dantzak efektu hori lortzeko?

Nik uste dut mundu guziak duela behar erritmiko hori, eta denbora eta espazioaren kontzientzia hori azaltzeko beharra. Gainera, gure gorputzarekin, gure arimarekin eta emozioekin lotzeaz gainera, besteekin harremanetan jartzen gaitu, eta horrek asko sendatzen du.

Esklerosi anizkoitza duten pertsonendako, adibidez, zer esan nahi du dantzatzeak?

Izugarria da. Lehenik, sorpresa bat da, ez zutelako uste hori egiteko gai zirenik. Aukeraz beteriko mundu bat zabaltzen zaie. Ni arkeologo bat bezalakoa naiz; bakoitzaren dantza bilatzen aritzen naiz, haien aukerak bilatuz. Dantza txingarrak pizten saiatzen naiz, eta mugimendu txikiena ere bilatzen dut aukera sorta zabaltzeko. Ikasle batzuek oso mugikortasun gutxi dute, eta beste tresna koreografikoak bilatu behar dira; espazioa osatzea, kasurako.

Elbarriek aukera eman dizute mugimendu gehiago ikertzeko?

Hori da. Guk inprobisazioa dugu abiapuntu, eta lengoaia berriak aurkitzea eta ulertzen ikastea dugu helburu. Beraz, beste gaitasun edo ezgaitasunak dituzten pertsonekin elkartzea aberastasun iturria da. Lan honetan onena zera da: topaketa horretan ezberdintasuna ez dela arazo, baizik eta aukera.

Zailagoa da gorputza mugitzeko mugak dituztenekin obra bat muntatzea?

Bai, erronka bat da. Orain egiten ari naizena nire bizitzan egindako guziaren ondorio da. Orain, gai sentitzen naiz erronkari heltzeko. Egunero ikasten dut. Baliabide asko bilatu behar ditut zerbait interesgarri eta eder sortzeko.

Pertsona horiek ez dute mugarik taula gainera igotzeko?

Zoritxarrez, gaur egun, oztopo asko daude. Irakasgai ederra da jende honekin lan egitea, ikasten dudalako zenbat borroka egin behar den oztopoak gainditzeko. Biziki espero dut proiektu hau zabaltzea, agian horren bidez ezgaitasuna duen pertsonaren batek amestu dezakeelako dantza egitearekin. Geroz eta arruntago egin behar dugu ezgaitasuna duten pertsonen presentzia taula gainean eta alor guzietan.

Zure lan ibilbideak nola eragin du oraingo lanean?

Lanbidea gutxika ikasi dut, eta baita inguruan nituen pertsonekin lan egiten ere. Izan ditut inoiz dantza egin ez duten ikasleak, eta horiei atera behar izaten diezu barnean dutena. Esanen nuke denek dugula ezgaitasunen bat, eta dagoeneko ikasia nuen nola lan egin bakoitzarekin haien onena ateratzeko.

Zaila zaigu imajinatzea gurpil aulki batean dantza egitea...

Uste dut harritu egiten duela, eta hori da gure obraren helburua. Ez da deus azaldu behar: ikusten den dantza ulertzen da. Bestearekin topatzearen miraria da, ni-a gainditu eta zurekin oso ezberdina den norbaitekin konektatzeko muga gainditzea. Hausnartzera garamatza.

Lengoaia oso ezberdina da?

LUAko dantzariekin lantzen ditudan kontzeptu teknikoak edozein dantzari profesionalekin lantzen ditudanak dira, baina, noski, haien errealitateari moldaturik. Hanka mugitzerik ez badu, ez diot hanketako lana eskatuko, baina enborra lantzen dugu, ardatza bilatu, eskuen eta besoen erabilera zuzena ikasi, arnasketa landu, edo aulkia nola mugitu ikusi. Aulkia bere gorputzaren parte da; beraz, hura mugitzeko keinua ongi egin behar du, dantzaren parte gisa.

Onda cero radio - Entrevista a Becky Siegel

Onda ceroEn "El apuntador", entrevista a Becky Siegel, que estrena en Zizur Mayor el viernes un espectáculo de danza integradora.

Aquí en la Onda Navarra. El Apuntador. 02/06/2016

En "El Apuntador", entrevista a la coreógrafa Becky Siegel para hablar de Sobre ruedas, espectáculo de Kon Moción y la Asociación AMIMET en el que personas en sillas de ruedas y otras con diferentes capacidades danzan juntas. Y, además, la agenda con las recomendaciones de teatro, música clásica y danza para el fin de semana en los distintos escenarios navarros.

Diario de noticias - Danza "Sobre ruedas"
Noticias de Navarra Mirarte
El baile de los años
El diario vasco - Ados Teatroa reivindica los derechos de los mayores a través de la danza

Ados Teatroa reivindica los derechos de los mayores a través de la danza

El proyecto busca la integración de colectivos en riesgo de exclusión, creando espectáculos con la danza como forma de expresión. / A.T.
El proyecto busca la integración de colectivos en riesgo de exclusión, creando espectáculos con la danza como forma de expresión. / A.T.

Jóvenes y jubilados trabajarán juntos en la creación de un espectáculo de danza que verá la luz el próximo 2 de marzo

Idoia Dávila Uzkudun - San Sebastián. - Lunes, 29 enero 2018

Uno de los 18 proyectos seleccionados en la convocatoria de Art for Change La Caixa ha sido impulsado por la compañía guipuzcoana Ados Teatroa. La iniciativa, que lleva por título 'Derechos humanos a escena: el baile de los años', es una propuesta que se basa en la danza intergeneracional, a la cual se destinarán 25.000 euros.

Art for Change busca apoyar iniciativas en las que colectivos en situación de vulnerabilidad, liderados por artistas y creadores, trabajan juntos para crear un programa que conjugue la creación artística y la transformación personal y social. Por ello, la propuesta de Ados Teatroa ha sido seleccionada entre las 224 presentadas en 2017.

'Derechos humanos a escena: el baile de los años' es una obra que, mediante las artes escénicas, pretende transformar la sociedad, abriendo un proceso de reflexión sobre los derechos humanos, y más concretamente, sobre la Declaración de Derechos Humanos Emergentes (DUDHE). En este espectáculo en particular participarán personas mayores, como colectivo en riesgo de exclusión, y a ellos se sumarán jóvenes y niños en un proceso creativo que, mediante la metodología 'work in progress', irán creando entre todos y culminará en un espectáculo de danza.

La iniciativa Art for Change de la La Caixa destinará 25.000 euros para llevar adelante este proyecto

La iniciativa aborda la interacción entre generaciones, «y no sólo el tema de los mayores», apunta José Ignacio Vitoria, el autor del proyecto. «Tendemos a arrinconarlas, pero no queremos dar un servicio a las personas mayores, sino a la sociedad».

Las personas de la tercera edad que participarán en este proceso han sido elegidas mediante un casting en el que la demanda superó las expectativas. Los veinte elegidos colaborarán con nueve jóvenes y niños de entre 9 y 17 años, además de con los profesionales y coreógrafos que liderarán el proyecto.

La coreografía correrá a cargo de Becky Siegel, bailarina estadounidense residente en Pamplona, donde imparte clases de danza contemporánea e improvisación. Esta artista ha trabajado con personas de la tercera edad, dentro del programa Senior de la Universidad de Navarra, y ha colaborado como profesora en el festival internacional de danza y discapacidad Meet Share.

Para el desarrollo de esta obra, y siendo objetivo la proximidad y la participación, Ados Teatroa ha planteado un proceso abierto y en continua evolución atendiendo a las sugerencias del público. La compañía buscará el diálogo en las redes sociales, donde publicarán información y recibirán sugerencias del público. Esas aportaciones se incorporarán a las sesiones de trabajo semanales y, finalmente, se ofrecerán ensayos de puertas abiertas, para que los espectadores puedan aportar nuevamente ideas, opiniones y experiencias.

La ayuda económica recibida gracias a la convocatoria de Art for Change les será de gran ayuda, pero «no es lo más importante», recuerda Vitoria, «lo importante es el proceso y su difusión».

No se trata de un espectáculo único, ya que Ados Teatroa ya planteó y escenificó 'Derechos humanos a escena' en 2016. En aquella ocasión ofreció una obra teatral centrada en otro colectivo en riesgo de exclusión, el de los desempleados. La propuesta de la compañía es “hacer un proceso anual en forma de 'work in progress' con diferentes temas en cada una de sus ediciones”, y basándose en la DUDHE. “Creemos que la interacción que este método permite con la sociedad entronca perfectamente con el espíritu de la Declaración Universal de los Derechos Humanos Emergentes, basada desde su origen en la participación activa de la ciudadanía”.

Herramienta para el cambio

El proyecto surgió tras un proceso de reflexión que se llevó a cabo dentro de Ados Teatroa. Quisieron colaborar con ONGs, pero al final idearon esta iniciativa que propone utilizar el lenguaje que mejor dominan, el de las artes escénicas, como herramienta de transformación para concienciar, difundir y crear debate. “Las artes escénicas son una excelente forma de expresión, pero también una forma de conocimiento, tanto de nuestro entorno como de nosotros mismos. Y puede ser además una forma de transformar nuestro entorno”.

Todavía no se sabe cómo será la obra, ya que el 'work in progress' dara comienzo hoy mismo. Antes de abrir el proceso al público, «el primer paso será escuchar» al colectivo de personas que participan en la obra porque «queremos verles, saber cómo es su relación con el resto de la sociedad», cuenta Vitoria. «No tenemos un texto, lo iremos descubriendo con ellos».

A pesar de esto, la obra ya tiene fecha de estreno. El 2 de marzo estarán en el auditorio Barañain, por lo que el proceso creativo se limitará a poco más de un mes. La compañía también espera actuar en otras localidades navarras y algunas guipuzcoanas, y la Universidad Autónoma de Madrid y el festival de danza de Navarra ya han mostrado su interés por el proyecto.

Después de este espectáculo el proyecto seguirá adelante. Ados Teatroa pretende concluir en 2022 el proyecto que comenzó en 2016; todos los años abordarán un tema y una disciplina distintas, siguiendo siempre el mismo proceso.

Noticias de Navarra - ‘El Baile de los años’, danza como herramienta de transformación

‘El Baile de los años’, danza como herramienta de transformación

El proyecto intergeneracional de Ados Teatroa se estrena el próximo 2 de marzo en el Auditorio Barañáin

Miércoles, 21 de Febrero de 2018

Txuma Huarte (Auditorio Barañáin) Óscar Insausti (Obra Social la Caixa), José Antonio Vitoria y Garbiñe Losada (Ados Teatroa), y Becky Siegel (Kon Moción), ayer en la presentación del proyecto. (Foto: Unai Beroiz)

Barañáin - La “pedrada” de Ados Teatroa, en boca de su productor José Antonio Vitoria, es generar un entorno de reflexión con su programa Derechos Humanos a Escena, iniciativa que vio la luz en 2016. En esta ocasión el colectivo en riesgo de exclusión sobre el que se ha puesto el foco es el de las personas mayores. El Baile de los años se sirve de las artes escénicas, en este caso la danza, como herramienta de transformación social. Y en la residencia artística que acoge el Auditorio Barañáin “tan importante es el espectáculo final como el proceso y todo lo que genera”, detalló Vitoria.

El Auditorio acogió ayer la presentación en sociedad de esta propuesta artística en torno a las relaciones entre distintas generaciones, trabajo que culminará el próximo 2 de marzo con el estreno del espectáculo (20.00 horas). Una docena de personas mayores con muchas ganas de danza ejerce de indiscutible protagonista, pero comparte tablas y coreografías con todas las generaciones que les siguen sin alcanzarles en canas, empezando por una minúscula bailarina de 6 años, tres adolescentes o los adultos -profesionales de las artes escénicas- Montse Zabalza, Ion Barbarin y Txori García Úriz. “Nuestra tesis es que juntos estamos mejor”, defendió ayer la directora del espectáculo Garbiñe Losada frente “a las prisas de una sociedad que aparta a la gente mayor, como ellos mismos nos cuentan”.

La coreógrafa estadounidense Becky Siegel (Kon Moción), que ya ha desarrollado previamente programas de danza para personas con esclerosis múltiple o Parkinson, pone en esta ocasión sus conocimientos al servicio de un proyecto convertido en “un encuentro riquísimo. Todos estamos aprendiendo mucho;los mayores de los jóvenes y los jóvenes de los mayores. Y está siendo muy fácil”, expresó Siegel sobre el proceso, “un flechazo inmediato con unas conexiones muy profundas”, comentó agradecida.

Noticias de Navarra - Celebración de la vejez

Celebración de la vejez

El Auditorio Barañáin acoge este viernes (20.00 horas) ‘El Baile de los años’ proyecto de Ados Teatroa que conecta en un escenario a tres generaciones a través de la danza. Con indiscutible protagonismo de las personas mayores

Un reportaje de Mikel Bernués - Fotografía Unai Beroiz - Miércoles, 28 de Febrero de 2018

Daniel, Mari Cruz, Elena, Mila, Txori, Mari Luz, Conchi, Miguel Ángel, Goyo, Delia, Marian, Isabel, Montse, Ion y Bixente, durante uno de los ensayos en el Auditorio Barañáin.

“Cuando Becky me ofreció venir aquí me hizo una ilusión terrible. Pero el primer día me hundí totalmente, pensé en dejarlo. Me recordó de buenas a primeras que tengo 77 años, principios de Parkinson, el corazón como una patata y todas las goteras que os podáis imaginar”, les cuenta Daniel de la Fuente a los alumnos de la Escuela Navarra de Teatro que fueron a verle ensayar. Comparte escenario con 11 mayores más con muchas ganas de danza. Señoras y señores metidos en un work in progress.

“Tuve la suerte de dar con estos compañeros y dije, ‘voy a seguir hasta donde pueda’. Y empecé a descubrir todo lo que me aporta. No voy a recuperar mi juventud. Eso ya pasó y es historia. Pero he descubierto que lo que puedo hacer en esta situación de limitación me va a servir para disfrutar de lo que me queda de vida, de mi ilusión, de lo que tengo dentro”, sigue Daniel. “Ha sido descubrir el auténtico baile, la expresión corporal”, dice.

Después de un mes de trabajo, el Auditorio Barañáin acoge este viernes El baile de los años (20.00 horas), un proyecto en el que distintas generaciones se mezclan, se tocan, se miran... y bailan. Sting, Tchaikovsky, Juan Luis Guerra, Mozart o Aretha Franklin. Les da igual. Ellos se mezclan, se tocan, se miran y bailan. Una niña de 10 años, tres adolescentes, tres adultos profesionales de las artes escénicas y las 12 personas mayores, protagonistas de la función por goleada.

La propuesta de Ados Teatroa va de eso, de dar voz a los que generalmente no la tienen con Derechos Humanos a Escena, un proceso de transformación social a través de las artes escénicas que impulsó en 2016. Este año el foco está en los mayores como colectivo en riesgo de exclusión social. “Nuestra premisa es que juntos estamos mejor”, explica la directora Garbiñe Losada. Y el productor José Antonio Vitoria insiste siempre que puede en esa reflexión sobre la vejez y su encaje en la sociedad, tan importante como el espectáculo que culmina el proceso. Ahí queda y algo deja.

“A mí de repente me dicen: vas a bailar. Y yo acojonadica. Pero acepté porque es una oportunidad que me ofrece la vida”, relata Elena Úriz, de 73 años. “Es cierto que tenemos la edad que tenemos. Pero cuando la gente se plantea qué es la vejez, nosotros somos la demostración de que la vejez tiene vida. No es estar a expensas de hijos ni nietos. En este proyecto me siento joven y contenta. Y soy yo”, dice. “Mi abuela decía que viejas son las cosas, no las personas”, apunta por su parte Isabel de Diego, de 79 años. En casa le llaman la abuela yeyé “porque estoy siempre de aquí para allá. Y esto no va a ser lo último, vendrán más cosas. Me encuentro muy a gusto, feliz y contenta de participar en este evento”, cuenta tan feliz y contenta. “Lo más bonito es esa unión entre tres generaciones. Bailo con los que podrían ser mis nietos”, expresa.

A Bixente, de 72 años, su neuróloga le pregunta que qué ha hecho. Le encuentra “anormalmente bien”. Incluso le ha quitado una pastilla de dopamina. Cuando era jefe de un grupo grande de personas, era el señor Apeztegia. “Ahora soy Bixente. Y no hay color. El párkinson me ha quitado el sentido del ridículo y el control de las emociones”, reconoce doblemente desinhibido: “En esta historia de la farándula se pierden complejos. Te abrazas, te besas…”. Al señor Apeztegia no le iba el baile. Pero Bixente probó a hacer danza con Becky Siegel “y me dijo que bailaba muy bien. ¿Yo bailar? En la puñetera vida. No era lo mío y ahora sí. Es la actividad que más me beneficia”. Tanto es así que le llama danza curativa. “Vengo por puro egoísmo. Y además estás con gente encantadora”, confiesa.

Por su parte, a Marian Yunta (71 años), antigua campeona de España de esquí, no le frenan ni una placa de titanio ni la fisura que se hizo una semana antes de los ensayos. Esquí, senderismo, montaña, bici, danza... “Las únicas barreras las pones tú”, argumenta con una seguridad que asusta. Y María Luz Yunta (77 años), fichada después de bailarse un rock and roll con bastón en las bodas de oro de su prima Marian, tenía tres ilusiones en la vida: montar una peluquería, dar clases de cocina y “el mundo de la farándula”. Está cumpliendo todas. “Me pueden surgir más cosas, pero este era el tercer evento. Y aquí estoy. No sé si lo hago bien o mal, pero disfruto horrores”.

Becky Siegel - La coreógrafa

Con los sinvergüenzas

La coreógrafa de Denver Becky Siegel emplea desde hace tiempo la danza como herramienta terapéutica para personas con esclerosis múltiple, párkinson, etc... Y ha encontrado en El Baile de los Años “un proceso muy rico y emocionante. ¡Ha sido tan fácil conectar!”. Este viaje también es el suyo, desde los recuerdos de su niñez a la edad adulta. “Me considero ya del club. La cuestión es perderle el miedo a envejecer, algo que ojalá nos toque a todos. Mirarlo de frente y decir, ¿qué voy a hacer con esta etapa?”. Siegel, que ha trabajado estructuras coreográficas sobre las que improvisar, se ha querido rodear de sinvergüenzas. “Es el privilegio de estar con gente mayor. La maravilla de llegar a un momento en que se empieza a perder la vergüenza, el qué dirán. Es una gozada. Podemos trabajar cosas sin romper esas barreras”.

También alude al poder transformador de las artes y asegura que “cada vez la sociedad reclama una vida así, más bailada”.

La reivindicación - “Estamos aquí”

Fomentar esa conexión

“Debería haber más relación entre jóvenes y mayores. Porque si no fuera por estos momentos puntuales no nos juntamos. Ves pasar a un joven, un joven ve pasar a un mayor, y ahí nos quedamos. Los mayores también tenemos culpa de eso”, explica Conchi Astiz, de 67 años. “Estoy encantada con eso de juntarte con gente joven, niños... Estoy pendiente de que llegue el día de ensayar porque me lo paso bomba. Es un proyecto muy bonito, y debería haber más cosas de estas. Que pudiéramos vivir más cosas juntos”, opina María Cruz Irurtzun (66 años).

“Lo que quiere transmitir el proyecto hacia afuera es que estamos aquí. Somos personas mayores, no una cosa que se deja ahí arrinconada y ya está. A las personas mayores nos dejan un poco de lado. Ya has vivido lo que querías o lo que te han permitido, y ahora ya como que te quedas un poco fuera de lugar. Eso cuesta asimilarlo”, añade Delia Bermejo, de 67 años. No debió de pensar igual el alumnado de Bachiller Artístico de Alaitz y de Atención a Personas en Situación de Dependencia de la Escuela Politécnica, presente ayer en el Auditorio. “Me están dando ganas hasta de envejecer”, dijo una joven al finalizar el ensayo.

Berria - Zahartzaroari aurpegira begiratzeko ikuskizuna

Zahartzaroari aurpegira begiratzeko ikuskizuna

Zahartzaroari aurpegira begiratzeko ikuskizuna
El baile de los años ikuskizuna aurkeztu zuten, atzo, Barañainen. Jagoba Manterola / Argazki Press

Ana Eslava, Iruñea - 2018ko otsailak 21

El baile de los años lana artearen bitartez gizartea eraldatzea helburu duen dantza ikuskizuna da. Ados antzerki taldearen Giza Eskubideak Oholtzara proiektuaren barruan sortu dute, eta La Caixa banketxearen Art for Change egitasmoan aukeratu duten hemezortzi lanetako bat da. Atzo aurkeztu zuten proiektua, eta martxoaren 2an eramango dute jendaurrera, Barañaingo auditoriumean (Nafarroa).

Jose Antonio Vitoria Ados antzerki taldeko kideak azaldu duenez, 2016an taldean erabaki zuten, antzerkiaz gain, arlo soziala ere lantzea. Bazterketa arriskuan dauden gizarte taldeak arte eszenikoekin harremanetan jartzea otu zitzaien, elkarlanaren bitartez, berdintasuna bultzatzeko. Lehenengo saioan lanerako eskubidearen inguruko antzezlan bat sortu zuten, langabezian zeuden atzerritarrekin. Oraingoan, berriz, dantza ikuskizun bat prestatu dute, adineko pertsonekin. «Uste dugu gizarteak pertsona helduak bazter batean uztera jotzen duela; horregatik, adin guztietako jendea elkartu nahi izan dugu, hausnarketa bultzatzeko», adierazi du Vitoriak.

El baile de los años lana La Caixako Gizarte Ekintzaren Art for Change egitasmoak hautatu dituen hemezortzi lanetako bat dela azaldu du Oscar Insausti La Caixako kideak: «Sormen artistikoa eta gizarte eraldaketa uztartzen dituzten proiektuak babesten ditugu, eta lan honek hori egiten du». 2017ko deialdian, 224 proposamen aurkeztu zituzten, eta aukeratutakoen artean dago Ados taldearena. Gainera, diru laguntzarik handiena jasoko du: 25.000 euro.

Vitoria da ikuskizunaren produktorea; Garbi Losada eszena zuzendaria da; eta Becky Siegel, berriz, koreografoa. Vitoriak azaldu duenez, ikuskizuna prestatzen hasteko, partaideei hitza eman nahi izan zieten: guztiak elkarrizketatu zituzten. Solasaldi horietako irudiekin eta entseguetan eta emanaldian grabatutakoekin, dokumental bat sortuko dute.

Bestalde, dantza prestatzeko, Siegelek «koreografia finkoa eta egituratutako inprobisazioa» nahastu ditu. «Oinarri sendo eta finko bat egin nahi izan dut, partaideek nahierara dantzatzeko aukera izan dezaten», azaldu du. Entseguak egiteko zailtasunak izan dituztela esan du koreografoak, dantzariak oso adin ezberdinetakoak izanik ordutegiak adostea konplexua izan baita.

Siegelen hitzetan, hainbat belaunalditako pertsonekin lan egitea «sekulako gozamena» izan da. «Asko aberastu gaitu, batzuk besteongandik ikasi dugulako». Halaber, obra «tabuak, beldurrak eta estigmak» kentzeko baliagarria izango dela uste du, ikusleari gogoraraziko diolako pertsona guztiak helduko direla zahartzarora. «Bizitzaren aro guztiak zabaltzen dira agertokian, eta aurpegira begiratzen diote elkarri».

Prozesu luze baten emaitza

Sortze prozesua emaitza bera bezain garrantzitsua izan dela esan dute antolatzaileek. «Bidea oso aberasgarria izan da, eta jende asko mobilizatu du», adierazi du Vitoriak. Emaitza martxoaren 2an eramango dute jendaurrera, 20:00etan, Barañaingo auditoriumean. Ondoren, Euskal Herri osora zabaltzeko asmoa dute.

Diario de Navarra - Bailar, un derecho que no tiene edad
Bailar, un derecho que no tiene edad
Diario de Navarra - Danza como herramienta de transformación social

El proyecto intergeneracional "Derechos humanos a escena: El baile de los años" se pondrá en escena el 2 de marzo

Miércoles, 21 de Febrero de 2018

Varias mnujeres bailan con Montse Zabalza
Varias mujeres bailan en uno de los ensayos junto a la actriz y bailarina Montse Zabalza (en el centro). Foto: José Carlos Cordovilla

"El baile de los años" ha puesto a trabajar en una resisdencia artística, entre el 29 de enero y el 2 de marzo en al auditorio de Barañáin, a profesionales de las artes escénicas y a personas mayores (como colectivo en riesgo de exclusión), jóvenes y niños, en un proceso creativo centrado en la interacción entre generaciones que culminará con la escenificación de "Derechos Humanos a escena: El baile de los años" el 2 de marzo (20 horas; entradas: 5 Euros).

Noticias de Navarra - ‘El Baile de los años’, danza como herramienta de transformación

‘El Baile de los años’, danza como herramienta de transformación

Miércoles, 21 de Febrero de 2018

Txuma Huarte (Auditorio Barañáin) Óscar Insausti (Obra Social la Caixa), José Antonio Vitoria y Garbiñe Losada (Ados Teatroa), y Becky Siegel (Kon Moción), ayer en la presentación del proyecto. (Foto: Unai Beroiz)

Barañáin - La “pedrada” de Ados Teatroa, en boca de su productor José Antonio Vitoria, es generar un entorno de reflexión con su programa Derechos Humanos a Escena, iniciativa que vio la luz en 2016. En esta ocasión el colectivo en riesgo de exclusión sobre el que se ha puesto el foco es el de las personas mayores. El Baile de los años se sirve de las artes escénicas, en este caso la danza, como herramienta de transformación social. Y en la residencia artística que acoge el Auditorio Barañáin “tan importante es el espectáculo final como el proceso y todo lo que genera”, detalló Vitoria.

El Auditorio acogió ayer la presentación en sociedad de esta propuesta artística en torno a las relaciones entre distintas generaciones, trabajo que culminará el próximo 2 de marzo con el estreno del espectáculo (20.00 horas). Una docena de personas mayores con muchas ganas de danza ejerce de indiscutible protagonista, pero comparte tablas y coreografías con todas las generaciones que les siguen sin alcanzarles en canas, empezando por una minúscula bailarina de 6 años, tres adolescentes o los adultos -profesionales de las artes escénicas- Montse Zabalza, Ion Barbarin y Txori García Úriz. “Nuestra tesis es que juntos estamos mejor”, defendió ayer la directora del espectáculo Garbiñe Losada frente “a las prisas de una sociedad que aparta a la gente mayor, como ellos mismos nos cuentan”.

La coreógrafa estadounidense Becky Siegel (Kon Moción), que ya ha desarrollado previamente programas de danza para personas con esclerosis múltiple o Parkinson, pone en esta ocasión sus conocimientos al servicio de un proyecto convertido en “un encuentro riquísimo. Todos estamos aprendiendo mucho;los mayores de los jóvenes y los jóvenes de los mayores. Y está siendo muy fácil”, expresó Siegel sobre el proceso, “un flechazo inmediato con unas conexiones muy profundas”, comentó agradecida.

Diario vasco - Este filme se hizo ayer

Este filme se hizo ayer

Begoña del Teso

Begoña del Teso

La controvertida "Marea humana" de Ai Wei Wei con sus cientos de minutos, sus miles de refugiados, sus decenas de drones y de cámaras estaba llamada a ser el bombazo de la noche inaugural pero resultó que un cortometraje rodado en Pamplona le robó el momento al artista vagamundos chino, le robó los aplausos y les robó el corazón a los espectadores noctivagos del Victoria Eugenia.

"El baile de los años" viene firmado por Acrónica Producciones, asociación de maravillosos maleantes audiovisuales formada por tres hermanos, los Bernués Súarez. En enero aceptaron el reto, el envido lanzado por la no menos peligrosa gente de Ados Teatroa (penúltima aventura: "Diblindarrak"). Garbi Losada, José Antonio Vitoria y demás pandilleros escénicos estaban (están) implicados en un proyecto llamado "Derechos humanos a escena" consistente en hacer de las tablas, la caja negra, el espectáculo, la cuarta pared un arte y una pasión inclusivas. Llevan tiempo en el afán y el planteamiento para 2018 era poner a medio mundo a bailar. En compañía del otro medio mundo. Profesionales de la danza y el teatro junto a personas que tal vez no habían bailado desde sus tiempos de discoteca o desde su boda. Gente mayor de esa que se diría arrinconamos en las esquinas de nuestros mundos. Gente con Parkinson. Chavalas de 10 años y seres humanos de 82. Sin distingos ni remilgos. Todos en paridad de condiciones. Sobre un escenario. Coreografiados por una dama de Denver, Colorado, afincada en Iruñea desde el siglo pasado: Becky Siegel.

Los Bernués-Suárez plantaron la cámara en los ensayos. En la primera actuación en Barañain. En la Palza del Castillo. "El baile de los años" se acabó de rodar el miércoles, se envió a Donostia Kulturea el jueves, se probó en sala a las 13:05 del viernes y se estrenó a las 22:45 de ese mismo día. En presencia de la mayoría de sus intérpretes que aun no lo habían visto pero ya preguntaban en el Vitoria Café cuál será su recorrido por las pantallas del mundo. De su maestra de baile y la plana mayor de Ados Teatro. En las primeras horas del domingo resultó que este filmillo felíz le había robado la noche a Wei Wei.